¿Qué es la hidráulica?

 

La hidráulica es una tecnología que emplea un líquido o fluido como modo de transmisión de la energía necesaria para mover o hacer funcionar una máquina o un mecanismo. Este fluido puede ser agua o aceite aunque el más utilizado es el aceite. Cuando hablamos de aceite deberíamos emplear la palabra oleohidráulica pero en el ámbito industrial se emplea el término hidráulica para referirnos a aquello que tiene que ver con la mecánica de fluidos.

¿En qué consiste? Se trata de hacer aumentar la presión del fluido mediante una bomba para utilizarlo como trabajo útil en un actuador, normalmente un cilindro. El líquido ejerce presión sobre el cilindro que transformará su fuerza en un movimiento que será capaz de levantar un peso, abrir una puerta, accionar otro mecanismo etc.

Este sistema presenta algunas ventajas respecto a los sistemas neumáticos. Al utilizar aceite, es autolubricante. El posicionamiento de los elementos mecánicos es ajustado y preciso porque el movimiento del aceite es más uniforme que el aire comprimido, transmitiendo la presión más rápido. Puede mover cargas mucho más pesadas.

Como desventaja no podemos obviar la suciedad además de que es inflamable. El aceite es sensible a la contaminación y a las temperaturas extremas. Los circuitos hidráulicos son algo más complejos porque, a diferencia de los neumáticos, no hay escapes y hay que reconducir el retorno a tanque. Al trabajar en circuito cerrado el aceite sufre desgaste y hay que sustituirlo cada cierto tiempo. Puede sufrir problemas de cavitación o entrada de aire así como bloqueos. Por eso es muy importante realizar un correcto filtrado y mantenimiento de los sistemas hidráulicos.

El uso de la tecnología hidráulica es muy variado. Se emplea tanto en el ámbito industrial como en otros ámbitos cotidianos.

Muchas excavadoras, camiones de volquete y coches utilizan sistemas hidráulicos para accionar mecanismos unidos a un actuador movido por aceite. Los aviones utilizan sistemas hidráulicos para activar sus controles y poner en funcionamiento los trenes de aterrizaje y frenos. En construcción se emplea sobre todo en compuertas, turbinas y presas.

¿De qué se compone una instalación hidráulica? Son varios los elementos que pueden formar una instalación o circuito hidráulico: la bomba, el motor, el depósito, las válvulas, los cilindros, filtros, acumuladores, manómetros, presostatos, termostatos, detectores de nivel, caudalímetros, refrigeradores y calentadores. Además de otros elementos no menos importantes como son las conexiones, tuberías y aceites empleados.

En Uriarte Industrial somos especialistas en hidráulica y ofrecemos servicios hidráulicos completos a nuestros clientes.